Transparencia, combate a la corrupción y gobierno abierto.

 126 visitas

Felipe Hevia (CIESAS-Golfo)

La mayoría de las encuestas hacia las elecciones presidenciales en México de 2018 coinciden: el tema que más lastima a los mexicanos del Siglo XXI es la corrupción y la impunidad, junto con la seguridad ciudadana y económica. La promesa de una menor corrupción que acompañó nuestras transiciones, tanto a nivel federal como en las entidades federativas, no se ha cumplido, afectando nuestra confianza en el régimen democrático como el más efectivo para tener mejor calidad de vida.

Ante a este panorama pesimista, surge desde diversos sectores de la sociedad descontento con esta situación. Una mayoría silenciosa, compuesta de diversos ciudadanos bien y no tan bien organizados, expresa su malestar frente a esta situación. Pero menos son capaces de documentar este malestar, y menos aún de proponer algunas soluciones, de ser sistemáticos y utilizar el potencial de las ciencias sociales para comprender la profundidad de estos problemas y proponer alternativas de solución que sean viables y realistas.

Por eso celebro la aparición de este libro, que reúne a una selecta mues­ tra de académicos, activistas y funcionarios públicos en busca de nuevas alternativas, que inventen soluciones basadas en evidencia, y basadas en la experiencia de nuestras ciudades, nuestros municipios, nuestros estados.

Uno de los conceptos que reúne las experiencias de este libro es el nuevo paradigma del “Gobierno Abierto”, como la promesa de una nueva relación entre los gobiernos y los ciudadanos, basada en los principios de transparencia participación y rendición de cuentas.

Este nuevo paradigma permite incluir nuevas -y viejas- agendas bajo un horizonte común: poner el gobierno al servicio de la gente, utilizar las nuevas tecnologías para incrementar la incidencia y aumentar la voz de las ciudadanas, favorecer la innovación social y la capacidad de cooperar para tu solución de problemas públicos.

Por ello es que considero que este libro posee alta pertinencia no solo para la academia, sino también para la política. Pensar, con datos y aproximaciones sistemáticas, mejores formas de relación sociedad-gobierno es fundamental para construir un país más justo.

La diversidad de perspectivas desarrolladas en este libro, así como la rigurosidad en las aproximaciones, le añade relevancia a este proyecto colectivo. De igual manera, su originalidad radica en el énfasis subnacional de los análisis aquí presentados, así como en la interdisciplinariedad del libro en su conjunto.

El Colectivo por Municipios Transparentes (CIMTRA), conformado por varias organizaciones ciudadanas que se han aglutinado en esta organización no gubernamental, representan también un esfuerzo para garantizar una mayor transparencia en cada uno de los municipios. La vocación de los integrantes del colectivo es promover acciones concretas de incidencia social en cada uno de los estados de la República donde tienen participación activa sus miembros.

En 2001, la organización Transparencia Mexicana presentó la Encuesta Nacional de Corrupción y Buen Gobierno. Era la primera vez que se medían en México las experiencias y percepciones de los ciudadanos sobre la corrupción en 38 servicios públicos ofrecidos por los tres niveles de gobierno y por particulares. Los resultados tuvieron un fuerte poder mediático, asombro y despertaron la conciencia de muchos, de ahí comenzó el interés de CIM­ TRA por promover la transparencia en la administración pública.

Ese mismo año, se publicó, el Índice de Opacidad desarrollado por la Price Waterhouse Coopers (PWC), su objetivo es calcular el costo económico de la corrupción y de otras prácticas y ordenamientos legales que resultan opacos o no transparentes. Para calcular su Índice de Opacidad, PWC utiliza en una ecuación sumatoria las variables de nivel de corrupción, marco legal, situación económica, aspectos regulatorios y aspectos contables. El mercado meta de este índice son las empresas, quienes necesitan información sobre el tema para visualizar los escenarios de corrupción y opacidad a los cuales se enfrentarían en las zonas donde pensaban invertir. En México era (y quizás lo sigue siendo) común la inclusión de partidas financieras especiales para sol- ventar este “gasto operativo” dentro de las operaciones.

Asimismo, el Tecnológico de Monterrey, en colaboración con el Banco Mundial, desarrolló el programa Gobierno Abierto y Participativo (GAP) en 2001, cuyo propósito era diseminar experiencias de mejoras prácticas y conocimiento en el área de combate a la corrupción a nivel municipal. Esto con la finalidad de ayudar a crear un gobierno local transparente, resaltando la credibilidad y la eficiencia contable, promoviendo la participación ciudadana y fomentando la corresponsabilidad del gobierno y sociedad en la entrega de servicios públicos.

Por tanto, en ese contexto surgió en 2002 el Colectivo por Municipios Transparentes con un amplio reconocimiento de académicos e investigado­ res de distintas universidades, pero también con organizaciones de la socie­ dad civil interesadas en el tema. La metodología de evaluación se elaboró a partir de cómo pueden los ciudadanos acceder a la información y solicitar datos que puedan ayudarles a garantizar sus derechos, pero también pro­ mover iniciativas de contraloría social. El 17 de julio de 2002 se presentó en la Ciudad de México CIMTRA, dando a conocer sus principios y plantando sus objetivos de promover una agenda ciudadana para la transparencia y rendición de cuentas a nivel municipal.

Actualmente CIMTRA se ha convertido en un referente para el desarrollo de proyectos sociales con alta incidencia en las comunidades, organizaciones e incluso instituciones. Después de 15 años de trabajo con distintos grupos, gobiernos y asociaciones, el colectivo se ha fortalecido para caminar hacia la agenda del Gobierno Abierto y también hacia el combate a la corrupción e impunidad.

Este libro da cuenta de ello y con la creación del Sistema Nacional Anti­ corrupción, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 25 de mayo de 2015, se abre un espacio para el trabajo colaborativo y de incidencia con las distintas organizaciones que integran el colectivo CIMTRA; para pro­ mover a partir de la transparencia las acciones contra la corrupción en los gobiernos. En la medida que las instituciones y los ciudadanos asumamos la corresponsabilidad que tenemos en la construcción de ciudadanía, y res­ peto a los derechos fundamentales de los ciudadanos se logrará controlar el ejercicio de los poderes públicos y se resignificará la política como el mejor espacio para el mejoramiento de nuestro país.

No me queda nada más que felicitar a todas y todos los autores y a los coordinadores. Estoy seguro de que el lector hará lo mismo finalizada su lectura.

Xalapa, Veracruz Noviembre, 2017

Otras publicaciones